SOBRE SALUD MENTAL Y OTROS TRANSTORNOS

64558_506321659387259_18074070_n¿ENFERMEDAD MENTAL?

Más allá de las causas, que pueden ser múltiples y no siempre conocidas, una enfermedad mental es la consecuencia de una alteración en los procesos cognitivos y afectivos que desencadena un comportamiento fuera de la norma social, propiciando una adaptación que hoy por hoy se considera anómala con respecto al grupo social en el que esta inserta esta persona.

Desde aquí entendemos la EM como la expresión de un profundo malestar, generado nadie sabe donde y puesto de manifiesto en un comportamiento errático y anómalo. Pensamos en la mediación como un instrumento muy válido para resarcir el malestar del EM, y como un proceso de empoderamiento que le va a permitir al EM ser dueño de sus acuerdos y de sus consecuencias (diu la N.S. “Jo decideixo, jo resolc”).

Distintos aspectos cognitivos pueden estar comprometidos en la manifestación de la EM, y lo están en distinta medida, hay un continuo entre lo que consideramos normal y lo que no lo es. Dentro de este continuo no es fácil establecer cual es el punto en el que un aspecto cognitivo empieza a salirse de la norma. La cosa se complica cuando consideramos todos los aspectos cognitivos en su conjunto pues en cada enfermo pueden quedar preservados aspectos que le permitan interaccionar con el entorno de forma sana y enriquecedora, y otros que lo dificulten.

Un intento de valorar este punto que separa normalidad de lo que no lo es han sido los sistemas de clasificación de E.M.: CIE y DSM, útiles porque unifican criterios y facilitan la comunicación entre profesionales. Estos sistemas de clasificación se han hecho muy populares en los últimos años y han pasado de ser un instrumento para facilitar la comunicación a propiciar un encasillamiento de las personas bajo etiquetas, desplazando la atención desde la persona a la enfermedad, para terminar generando estigma y muchas veces la justificación de comportamientos no adaptativos, impidiendo la superación de los mismos más allá de la prescripción de medicación apropiada.

La sociedad desconoce que es la enfermedad mental y sus consecuencias lo que propicia juicios erróneos y prejuicios sobre los EM. Así un EM tiene una doble tarea, lidiar con el malestar que vive y con el sentimiento de ser alguien defectuoso y por ello excluido de la sociedad que debiera acogerlo.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s